La Comunidad de Santa María de Albarracín tuvo su origen en la Edad Media (s. XIII) junto a las de Calatayud, Daroca y Teruel, siendo la única que ha permanecido viva tras la aplicación del Decreto de Disolución de las mismas en 1837.